Imer Abarca Morales

Escrito por estrellasydestellos1997 28-03-2014 en Imer Abarca. Comentarios (0)

Me encontraba refugiada entre sus firmes brazos compartiendo con él no solo ese precioso momento en que mis sentimientos e ilusiones afloraban a su lado… besándolo sin cesar tomados de las manos mientras nos hacíamos compañía uno del otro huyendo de los problemas del exterior y la soledad que nos perseguía entre la multitud, en aquellos días éramos solo él y yo mientras lográbamos estar juntos, cada segundo se convertía para mí en mi única verdad aunque solo estuviese escapando de la realidad. Cada beso, abrazo, caricia y mirada dirigida de él hacia mí lograba derretir mi corazón y hacer que me entregase completamente a sus deseos. Recuerdo una vez en que sus labios besaban apasionadamente lo míos y sus manos acariciaban con ternura mi cara, solo conseguía pensar en el sabor de sus besos sin importar nada más, en ese momento un hombre que caminaba cerca de donde estábamos, sin embargo muy lejos de donde yo me encontraba… pues sentir su amor me llevaba a lugares nunca antes imaginados, aquel hombre silbaba una bella melodía que combinada con la pasión de nuestros cuerpos creaba una atmósfera casi salida de un cuento de hadas, que bella aquella remembranza También recuerdo cuando por fin pude ver la verdad… daba por completo mi amor a alguien que poco faltaba para ser un desconocido para mí, sabía quién era o al menos eso creía saber, pero si hablo con franqueza apenas conocía su nombre, sabia él más de mí que yo misma y aun así no me importó en lo absoluto, decidí guarecerme en esa bella mentira esperando que la burbuja en que nos acogíamos fuese para siempre… que el cristal nunca se rompiera, y hoy tiempo después puedo decir que esa pequeña mentirilla nuestra fue lo más bello que me pasó por aquellos tiempos de colegio.