Blog de soñandoentrelaliteratura1998

motivacion

no puedes elegir

Escrito por estrellasydestellos1997 29-03-2014 en ventajas. Comentarios (0)

puedes elegir tu camino , proponerte un cambio a ser mejor persona , mejorar tus sueños y cumplirlos .

somos quienes somos por un montón de razones

Escrito por estrellasydestellos1997 29-03-2014 en imagen. Comentarios (0)


¿Qué somos y a donde vamos?

Escrito por estrellasydestellos1997 29-03-2014 en humanidad. Comentarios (0)

Vivimos creyendo que todo lo que hacemos lo hacemos por nosotros, ¿Pero qué sucede en el camino?, recordemos que no estamos solos en él, en ese camino por alcanzar nuestros sueños y ambiciones, además de aprender inexorablemente también enseñamos y cambiamos el rumbo de las personas.

Pero, ¿Cuál es el resultado cuando en ese ajedrez, las piezas comienzan a buscar la supremacía y el poder absoluto, cuando se vuelve ya no solo una batalla entre dos ejércitos, sino de todos contra todos?. Al rey y reina ya no les importa mas su tropa, ellos también se han visto contaminados por esta sed de poder, y no digo que la ambición sea mala, pero se convierte en nociva cuando enceguece al hombre, y se vuelve tan fuerte, que él es capaz de destruir hasta los principios más importantes es inmutables, del ser. Los productos de esta batalla son adivinables y casi seguros, el jaque de ambos ejércitos, en que al final todos y todo queda devastado.

Cito a Frederick Nietzsche como uno de los visionarios más importantes sobre la decadencia del hombre, él predice el advenimiento del nihilismo, todo se ha hundido para Nietzsche: moral, razón, humanidad, cultura, verdad, cristianismo, Dios. La decadencia misma del hombre, al que le sigue como resultado el superhombre, "¿Se malogró el hombre? ¡Bien! ¡Enhorabuena! ¡Vosotros hombres superiores! Ahora están de parto los montes y parirán el porvenir del hombre. Dios ha muerto. Ahora queremos que viva el superhombre...... LLevo en el corazón al superhombre, que es para mi el primero y el único. No el hombre, no el prójimo, no el mísero, no el que sufre, no el mejor..... Lo único por lo que yo puedo amar al hombre es porque es una transición, una decadencia". Nietzsche desechó la moral antigua y , por otra parte, no quiso quedarse con un ejemplar brutal de la naturaleza humana, sino que anunció a un hombre nuevo que dejará atrás el pasado, para él los conceptos del cristianismo, amor, compasión, humildad, abnegación, espíritu, de sacrificio son pura moral de esclavos y odio a la vida.

Para Nietzsche todo el proceso del mundo se resuelve en ansia de poder y voluntad de dominio. En el segundo aforismo del Anticristo se dice : ¿Qué es lo bueno? todo lo que eleva el sentimiento de poder, voluntad de dominio, el dominio mismo en el hombre, ¿Qué es lo malo? todo lo que viene de la debilidad.... No conformidad y resignación, sino más poder; no paz, sino guerra; no virtud, sino destreza. Luchar, siempre luchar contra esos valores que la sociedad nos trata de imponer, que nos limitan, que nos reducen a ovejas que siguen todas un mismo camino, luchar contra eso que impide que aflore la esencia misma del hombre, que lo contiene y no lo deja ser libre a su máxima expresión. El hombre grande es grande por el ámbito de libertad de sus deseos y por el poder aún mayor que sabe servirse de estos magníficos monstruos. ¿Entonces nos habremos liberado ya de esas cadenas, habremos ya cruzado el puente, habremos dejado al hombre atrás? Ortega dice "el tigre no puede destigrarse pero el hombre si puede deshumanizarse" y como negar que el hombre no se deshumaniza, hay ejemplos explícitos en la actualidad, genocidios de pueblos enteros, estamos pasando un proceso de metamorfosis, hemos dejado ya de seguir las "reglas de la iglesia y sociedad" para seguir las que cada uno cree válidas, practicamos ahora la religión que tiene cada uno, no nos dejamos gobernar ya por tutelajes externos, cada uno ya impone su regla.

¿Entonces como negar que el hombre no se deshumaniza?

Los tres valores más en alza en la sociedad actual son el dinero, el poder y la fama, no es fácil ya el arraigo de la convicciones de contenido cristiano, ni la práctica de opciones éticas y el cumplimiento de valores morales y religiosos pues los mensajes materialista dominante en la sociedad actual que han sustituido a estos, y nos han llevado a construir una sociedad potencialmente artificial, en la que todo ya tiene un precio, convirtiéndose para muchos en auténtica profesión de fe, cuyas reglas atacan de manera, explícita o implícita, y que hoy sustituyen a los verdaderos valores como los de la solidaridad, honradez, y hermandad. En conclusión, hay una rechazo a la vida, porque se ha perdido ya el sentido y verdadero significado de ella.

Hoy se siguen casi en tropel en busca de cierta evasión desmesurada y placentera mal llamada felicidad, porque se obtienen satisfacciones muy fáciles y rápidas, que desbordan los sentidos y que, aunque aparentemente conducen a la euforia del momento, al triunfo personal instantáneo, al éxito ante los demás y a la alegría. Nosotros mismos nos labramos nuestra propia desgracia, las leyes son hacer siempre lo que pide el cuerpo, no siempre convenientes para la salud ni el espíritu, la búsqueda constante de la riqueza material, que es la meta más ansiada, porque el que tiene dinero no tarda en ser estimado y envidiado por todos. Consideramos al placer y la felicidad como dos conceptos que van fuertemente tomados de la mano, como la cara de una misma moneda.

Muchos comentan casi mofándose de nuestra realidad, que nos encontramos en la era light. Los compromisos, los noviazgos, los matrimonios, los ejercicios, la comida. Todo lo queremos obtener fácilmente, mientras más rápido y menos trabajoso mejor, se quiere evitar a toda costa todo lo que nos pueda ocupar algún tiempo. La palabra de un hombre ahora no tiene peso, se necesita de una carta firmada, de un notario, para que ahora las palabras tengan credibilidad, se ha perdido la confianza, se ha perdido además la perseverancia por la lucha a causas nobles, la voluntad y entereza para pelear por los verdaderos ideales humanos que dan el servicio a hacer nuestro proyecto de vida, lo que nos hace plenamente felices, con la dicha que procede del interior, hacemos oídos sordos a los problemas de la humanidad que claman cada vez más fuerte por ayuda, pero que son cada vez más ignorados, cada vez se quiere disimular más el hambre y la pobreza, nuestra excusa es siempre "hay personas indicadas para eso, "eso no es mi problema" o simplemente un "eso no tiene solución", o el conocidísimo y siempre aplicado "no tengo tiempo". Porque ahora todo sucede muy rápido.

No nos engañemos, porque en el mundo han cambiado muchísimas cosas, los cambios han sido muy graves, muy radicales, como nunca los hubo antes "en cantidad, en contenido, ni en intensidad". La capacidad de destrucción avanza más aprisa que la de construcción, la civilización se puede destruir en unas horas ¡toda!, técnicamente hay capacidad sobrada para destruirla tres veces, entonces, la tecnología no es tan neutral como pensamos. Esto no había ocurrido nunca antes, es decir que ha cambiado la física, la ciencia ha mudado la situación y la concepción del hombre. Esa es la verdad, y, a partir de ahí, hay que concluir que los cambios que estamos viendo y los que se avecinan se producen porque la sociedad entera está cambiando. Entonces estos cambios son indudablemente superiores a los que se produjeron con el paso de la Edad media a la Edad moderna.

Quizá uno de los orígenes para cambios tan profundos, es que la concepción misma que el hombre tenía sobre lo que es la vida, de un momento a otro dio un giro, el hombre se dio cuenta de que a lo que consagraba su vida "los valores supremos", no eran mas que valores sociales creados para su fortalecimiento considerados como mandamientos de Dios, como "realidades", como "verdaderos "mundos, como esperanza y vida futuras. Y hoy que se conoce su mezquina procedencia, el universo mismo nos parece desvalorizado y "falto de sentido". Entonces ¿no será una rebelión ante ese mundo que solamente resultó ser un artificio creado por el mismo hombre?. Nos dimos cuenta de que quizá no habría una vida después de esta, de que quizá ser buenos aquí no nos serviría nada en el "mas allá" ¿será entonces ese el origen de la sed insaciable de poder, del arraigo a lo material, a lo terrenal, que se ha desatado en el mundo entero y que se ha regado como pólvora por todos sus habitantes?. Una desesperación por conseguir a toda costa lo que no podremos conseguir después, porque nada existe después de la vida, porque todo se termina cuando esta lo hace, y porque quizá hacer el bien o el mal da lo mismo, porque no tendremos que rendir cuentas a nadie, porque al final todo da lo mismo.

Entonces ¿hay que atemperarse a las mutaciones de la convivencia social?. Naturalmente, no se puede seguir con las mismas pautas y costumbres de disciplina de antes, sino que hay que adaptarse y aceptar aquellas innovaciones. no se trata de que no haya que cambiar, sino que es preciso analizar e identificar, que cambios permiten mantener los fines y cuales no.

En su libro del sentimiento trágico de la vida de Miguel de Unamuno nos dice "En mi vaso beben todos, quiero que todos beban de él, se los doy, mi vaso crece según el número de lo que de él beben, y todos al poner en él sus labios dejan allí algo en su espíritu. y bebo también de los vasos de los demás, mientras ellos beben del mío. Porque cuanto más soy de los demás, más soy de mí mismo y cuanto soy yo mismo, más soy de los demás, de la plenitud de mí mismo me vierto a mis hermanos y al verterme en ellos, ellos entran en mí"

Lo fundamental es comenzar a formar seres humanos con un criterio humano de solidaridad, de respeto a la vida, de respeto a los demás de apertura, y no de desconfianza. Como Mao dijo: "toda gran marcha se empieza con un primer paso"